DE TALLERES DE CÓRDOBA A LA SELECCIÓN

Conoce la historia de Mateo Mamaní, salteño que fue convocado a la sub 17 de la Selección Argentina.

Tiene 16 años, es de la localidad de Chicoana, tiene como referente a Sergio Agüero y que desde muy chico se fue a Córdoba para iniciar su sueño de ser jugador profesional. Talleres de Córdoba hoy es la casa de este joven delantero y junto a otro salteño, Mirko Vivas, entrenaron la selección al mando de Pablo Aimar y Diego Placente.

Mateo desde los 12 años que vive en la pensión del club cordobés y se ha ganado un lugar en la septima de Talleres.

-¿Cómo fue tu convocatoria a la selección, que sensaciones te dejo?

M.M-Fue un gran año en lo futbolistico para mi y pude hacer muchos goles en mi club. Estoy muy orgulloso de volver a vestir la camiseta y siempre intento disfrutar al máximo.

-¿Ya es tu segunda convocatoria no?

M.M- Si, estuve el año pasado para la sub 15 y ahora me llamaron para la sub 17.

-¿Hace cuanto que estas en Córdoba y recordanos en que equipos estuviste aquí en Salta?

M.M-Estaba en Chicoana  jugando de chico y después un año en Gimnasia y Tiro. Y  a los 12 años ya me vine para Talleres.

-¿Cómo es allá, te costo adaptarte a la ciudad, al club?

M.M-Todos me trataron re bien, me integraron super rápido. Acá los entrenamientos son super exigentes, Talleres te da lo mejor en todo, tenemos la mejor ropa, las mejores pelotas y nos piden el mayor compromiso con los entrenamientos nada más. Así que no tenemos de que quejarnos. Vamos al colegio y son super exigente en el club con eso, con que estudiemos.

-Estas también compartiendo todo esto con otro jugador salteño, que es Mirko Vivas.

M.M-Nunca nos imaginamos venir acá los 2 juntos. Es como un hermano para mi, compartimos todo. Sobre todo cuando apenas llegamos y extrañábamos nuestra casa.

¿Tu familia sigue viviendo acá?

M.M-Si, mi familia sigue viviendo en Salta y los veo cada 2 o 3 meses de acuerdo a los permisos que tengamos del club.

A pesar de su corta edad, Mateo Mamaní, es dueño de una personalidad con mucha madurez y como él lo expresó “si uno quiere vivir de esto, cualquier esfuerzo va valer la pena”,  es sin dudas un joven con un objetivo claro: vestir la celeste y blanca en un mundial. Ojala, en un par de años, ese niño que salio del interior de Salta, pueda estar representando a nuestro país en la selección Argentina.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *